Swarovski

La historia de Swarovski es una historia de innovación, creatividad y conocimiento social. ElHello Kitty Gold Bow nombre de Swarovski ha estado íntimamente ligado al cristal de corte de precisión y la moda durante más de 113 años. El fundador Daniel Swarovski, como no podía ser de otra manera, nació en Bohemia del Norte en 1862, el centro de una floreciente industria del cristal y de las alhajas de fantasía. Creció fascinado por el cristal desde sus años más tempranos, y desde joven mostró una aptitud para la invención y el espíritu emprendedor que hoy en día se establece como la base de la que hoy es una empresa familiar que emplea a 20,000 personas y con una presencia en más de 120 países.

Fue en otro siglo, en verdad otro mundo, en el que un joven de Bohemia, Daniel Swarovski, inventó y patentó una máquina que le permitió cortar cristales con una precisión ultraperiféricas.

Para ser capaz de poder utilizar su nueva máquina de moler con la energía hidroeléctrica (energía eléctrica), Daniel Swarovski Wattens se trasladó a el Tirol con su familia, y de esta forma se asentaron las bases para la realización de su ahora famosa “visión cristalina”.

 

SwarovskiUn ratón que da lugar a una nueva época

Con un ratón de cristal empieza una nueva era para Swarovski: la venta de productos de cristal terminados. Esta creación, de 1976, además de ser un objeto representativo de los Juegos Olímpicos de Invierno, fue el primer objeto de cristal color plata de una línea que ahora incorpora más de 120 artículos de regalo, que consiguieron convertir a los clientes en coleccionistas, hasta el punto de crear lo que hoy se denomina Sociedad Swarovski a la que pertenecen 400.000 integrantes de 35 países.

Después lanza su primera línea de joyería: anillos, pendientes, pulseras o collares. De todas sus creaciones e innovaciones, la más importante de la firma es, sin duda, el haber convertido al cristal en joyas de gran valor. Pero sus invenciones no se quedaron aquí; jarrones, cuencos, relojes, accesorios de moda, carteras o una malla de cristal que es usada habitualmente por diseñadores como Dolce & Gabana, Chanel y Louis Vuitton. La compañía ha llevado a cabo durante estos años una importante imagen de marca que la ha posicionado como una de las firmas de lujo más consolidadas, para ello ha colaborado en la realización de varias obras de arte contemporáneas y ha querido extender sus redes a todos los hábitos sociales desde la decoración a la moda. De este modo, la enseña ha conseguido poner en marcha una red de más de 500 tiendas en 120 países, que se unen a todo un mercado paralelo de objetos.